tutorial de instalación de ubuntu


Linux ha tenido siempre fama de difícil, de sistema operativo para geeks, y de ser complicado para administrar para usuarios promedio. En sus comienzos esto era aún peor, ya que para casi todo el mundo Linux era solo ser utilizado en servidores web, o para ser usado por universidades.

Poco a poco la imagen fue cambiando, en parte gracias a proyectos que buscaban “cambiarle la cara” al sistema operativo del pingüino. Primero Red Hat, luego Mandrake, y ahora Ubuntu, son los ejemplos de un Linux fácil de usar, pero no por eso menos poderoso y seguro que un Debian o Slackware, las distribuciones preferidas por los linuxeros mas puristas. Aunque la facilidad de uso fue llegando gradualmente a Linux, la instalación seguía siendo algo complicada, hasta que alguien tuvo la brillante idea de crear un LiveCD.

En el caso de que te preguntes que es un LiveCD, se trata de un CD de Linux, con el cual puedes bootear tu ordenador y utilizarlo como si tuvieras Linux instalado en el. De este modo se acerco el sistema operativo a muchos que no se animaban a instalarlo: ahora ya no había excusas, se podía probar Linux sin tocar nada de tu ordenador.

En esos tiempos hizo también su aparición Ubuntu Linux, de la mano de Mark Shuttleworth, un magnate sudafricano. Shuttleworth destaca que Ubuntu significa “bondad hacia los demás”, o como reza su eslogan “Linux para la humanidad”. La idea era crear una distribucion (“distro” en la jerga linuxera) fácil de usar, gratuita para la eternidad, y que fuera actualizada en cortos intervalos de tiempo, para asegurar la mayor calidad posible de aplicaciones. Si te interesa, entonces lo primero es lo primero, hay que obtener Ubuntu Linux.

Tienes que dirigirte al sitio de descargas de Ubuntu, donde podrás encontrar la versión que más se adapte a tu ordenador. Cuidado, a no confundirte porque hay muchas opciones, pero para la mayoría de los usuarios el elegido será el x86, valido para la plataforma PC. Aquí es importante mencionar que en Ubuntu hay dos clases de versiones. La LTS o Long Term Support (con actualizaciones garantizadas en el largo plazo), y la estable. En la actualidad la versión estable es la 7.04, alias Feisty Fawn, de cuyo lanzamiento ya te hemos hablado en NeoTeo. Y la versión estable con LTS es la 6.06 alias Dapper Drake, con actualizaciones garantizadas hasta junio de 2009.

Una buena opción para no sobrecargar los servidores de Ubuntu es la de realizar las descargas a través de BitTorrent, para lo cual solo hay que copiar los enlaces y utilizar tu gestor de BitTorrent preferido. Una ventaja de usar este sistema de descargas es que puedes pausarlo en cualquier momento, y no necesitas luego verificar la suma MD5 de la imagen ISO. Si tuvieras que realizar esta comprobación, una buena opción bajo Windows es md5summer.

Ahora ya estás listo para grabar la imagen ISO a CD. Este paso lo vamos a saltear debido a que en la actualidad esto ya es de conocimiento popular, y de paso no haremos tan larga esta primera entrega. Seguramente ya tienes tu aplicación favorita para grabar CDs, así que luego de quemar la imagen ISO a CD, ya estarás listo para lo mejor.

Un ultimo paso sera el de ingresar al BIOS de tu ordenador (generalmente presionando la tecla Del o Supr mientras se realiza el chequeo de la memoria RAM) e indicarle al mismo que inicie desde CD. Solo tienes que guardar estas modificaciones y volver a reiniciar.

Veras la pantalla inicial del proceso de instalación, que te dará 30 segundos para elegir entre algunas opciones. Como es la primera vez que iniciamos este LiveCD, no deberás preocuparte por ellas, luego veremos para que sirven. Por ahora selecciona la de arriba, “Start or install Ubuntu”.

Así daremos comienzo a la carga de Ubuntu Linux. Deberemos esperar un par de minutos, y llegaremos al escritorio gráfico, muy minimalista con tan solo dos iconos y la barra de menu en el borde superior. Ahora si, Linux ya es tuyo, puedes probar lo que quieras sin temores, solo ten presente que esta no sera la velocidad de ejecución de Ubuntu Linux una vez instalado, ya que ahora lo estas leyendo desde el CD hacia la memoria RAM, lo que ralentiza bastante el desempeño general del sistema.

Una vez que te hayas divertido lo suficiente, puedes iniciar la instalación pinchando en el icono que dice Install. Tan sencillo como eso. Para comenzar, deberás elegir el idioma. Español. Ok, seguimos. Ahora tendrás que seleccionar la Zona Horaria. Puedes buscar tu ciudad en una lista desplegable debajo del mapa, o bien pinchar en el en la zona correspondiente a tu ciudad, el mapa se irá ampliando hasta que puedas encontrar tu ciudad. Luego sera el turno de seleccionar el teclado.

Aquí hay que tener cuidado porque seguro ya estaremos bien acostumbrados al nuestro, y si bien español es siempre español, cada país tiene su configuración de teclas y lo mejor sera tratar de mantenernos en lo que ya conozcamos. Selecciona el español que corresponda a tu país, y prueba utilizando la ñ o algún otro caracter como @ o el acento. Estos dos últimos son los que mas suelen variar de acuerdo a cada país, y tenerlos en otro lado sera una verdadera molestia. Ya falta cada vez menos, ahora sera el turno de ingresar tus datos.

En el primer cuadro de texto tienes que ingresar tu nombre real, y en el de debajo puedes elegir un usuario. No elijas nada difícil, esto te complicara luego el login. Luego tienes que ingresar la contraseña dos veces, en los cuadros de texto que están uno al lado del otro. Por ultimo, el nombre con el que los demás ordenadores de la red verán al tuyo.

Iniciamos el LiveCD de Ubuntu Linux, y debemos elegir la opción de arriba “Start or Install Ubuntu”
Elije la zona horaria que se corresponda con tu ciudad. Puedes pinchar en el mapa, o elegir en el cuadro desplegable
Ingresa tus datos de login y el nombre que tu ordenador tendrá en la red

Ahora viene una etapa crítica de la instalación, nada que deba asustarte si prestas atención. En la primera pantalla tienes la opción de formatear todo el disco duro y utilizar Ubuntu como único sistema operativo. Aunque es la opción mas rápida y fácil, generalmente no sera la que utilice un “futuro ubuntero”, que preferirá seguir teniendo un espacio reservado para volver a Windows en caso de problemas o mientras dura la adaptación.

La segunda opción es la de editar manualmente la tabla de particiones. Suena atemorizante, pero no lo es. Si la seleccionas, veras a tu disco duro como una barra, con el espacio repartido entre tus particiones. Si ya tienes Windows XP o Vista instalado, la barra entera sera una sola sección que mostrara su partición pintada del color verde agua que identifica al sistema de ficheros NTFS. Ahora veremos algunas consideraciones respecto del particionamiento.

Como ya lo tienes instalado de antemano, Windows estará en una partición primaria, puede haber a lo sumo 4 en cada disco duro. Tienes entonces que cambiar el tamaño de la partición, marcándolo con el botón derecho del mouse y haciendo click en la opción de cambiar tamaño. Tendrás entonces otra pantalla con la posibilidad de agregar espacio antes de la partición, o después de ella, y tambie la de especificar el tamaño de la partición. Aquí lo dejamos a tu criterio, solo tu sabes cuanto necesitaras luego para Windows.

Luego de esto, tienes un espacio en blanco a la derecha de la sección verde agua que sera ahora mas pequeña. Haciendo click con el botón derecho en el puedes agregar una partición. Es el momento de una mini partición para alojar al kernel, para lo cual 50 megas serán mas que suficientes. Esto no esta en las guías de instalación que puedes encontrar en la red, pero es importante que lo sepas: en Linux el kernel se aloja en un fichero, y tenerlo dentro de una partición exclusiva es mas seguro, en otro capitulo de este tutorial ya veras porque. Puedes elegir el punto de montaje (la carpeta donde esta partición se alojara), la cual debe tener el nombre de “/boot”. Estos puntos de montaje tienes que nombrarlos sin las comillas. Tienes que elegir ahora el sistema de ficheros. Ext3 es una buena opción ya que es el estándar en Linux.

Luego, tienes que repetir este proceso y agregar la partición “/” o raíz, la cual debería tener un mínimo de 6 gigabytes, también con el sistema de ficheros ext3. Luego, puedes crear otra partición para la carpeta “/var”, es importante dejarle un buen espacio de al menos 2 gigabytes ya que en ella se almacenan todas las bitácoras del sistema, que podrás consultar para ver el funcionamiento general del mismo. En /var también se alojan las aplicaciones cuando las descargas para su instalación, así que es buena idea reservarle lugar.

Ahora ya no tienes mas particiones primarias para agregar, sera el momento de seguir con las particiones extendidas. Una partición extendida puede alojar a varias particiones lógicas dentro de ella. La primera que agregaremos sera la de swap, o memoria virtual. Ya ves, en Linux esto se hace en una partición dedicada, lo cual vuelve mucho mas seguro a todo el sistema. En Windows la memoria virtual se aloja en C:, la partición raíz, con los riesgos que esto implica. Un buen criterio para el tamaño de la memoria swap es doblar la memoria RAM existente si tienes menos de 512 megabytes, o igualarla si tienes 512 megabytes o mas.

Ahora el turno de la ultima partición, también lógica, para la carpeta “/usr”. Esta carpeta es importante, aquí irán la mayoría de las aplicaciones y todos sus ficheros ejecutable, de configuración, aquí también tendrás luego instalada la maquina virtual de Java, y muchas cosas mas por lo que es bueno dejarle a /usr todo el espacio que puedas.

Antes de seguir, un comentario importante. Cuando configuramos “/”, la partición raíz, hablamos de 6 gigabytes. Si solo usaran el ordenador dos o tres usuarios, esto es mas que suficiente. Si por el contrario serán mas los que utilizaran tu PC, seria una buena idea agregarle mas espacio, tal vez 10 gigabytes, ya que en esta partición raíz estará alojada la carpeta /home, que guardara todas las configuraciones y ficheros de cada usuario. Bien, pincha en siguiente y tendrás una pantalla que desplegara toda esta información, para que la puedas revisar. Hazlo minuciosamente, es la ultima oportunidad antes de comenzar a formatear. Pincha en siguiente y el LiveCD comenzara a formatear las particiones, y a copiar los ficheros. El proceso dura varios minutos, dependiendo de la velocidad de tu ordenador y de tu lectora de CD/DVD.

Cuando esto haya finalizado un cartel te lo hará saber, recordándote extraer el cd de la unidad para poder reiniciar tu ordenador en Ubuntu Linux y no nuevamente en el LiveCD. Eso es todo, ya tienes Linux en tu ordenador, por ahora puedes ir mirando todo para familiarizarte, veras que su uso es mucho mas fácil e intuitivo de lo que seguramente pensabas. En otras entregas de este tutorial iremos viendo como reforzar la seguridad, que nunca esta de mas, y como comenzar a exprimirle el jugo a tu flamante Ubuntu Linux. ¡Felicitaciones! Y hasta la próxima.

Para editar las propiedades de una partición, pincha con el botón derecho del mouse sobre ella
Ahora tienes que elegir el nuevo tamaño
Terminando la instalación

descargar e instalar distribuciones de linux

A continuación pueden encontrar informacion sobre las distribuciones mas importantes de Linux (aunque no las unicas). Tambien les añadi los links a algunas distros  para descargar directamente desde este lugar sin tener que ir a la pagina de la distribucion, espero que les sea útil

Redhat-logo REDHAT ENTERPRISEEsta es una distribucion que tiene muy buena calidad, contenidos y soporte a los usuarios por parte de la empresa que la distribuye. Es necesario el pago de una licencia de soporte. Enfocada a empresas.Pagina Web de Red Hat
Fedora-logo FEDORAEsta es una distribucion patrocinada por RedHat y soportada por la comunidad. Facil de instalar y buena calidad.

Aqui les dejo dos opciones para descargar fedora, la primera es dando click en el link “obtener fedora ” o la otra es por bitTorrent

Obtener Fedora

Medio de Instalación

  • BitTorrent

    • i386 – Instalar DVD
    • x86_64 – Instalar DVD
    • ppc – Instalar DVD
    • i386 – CDs de Instalación
    • x86_64 – CDs de Instalación
    • ppc – CDs de Instalación
Debian-logo DEBIANOtra distribucion con muy buena calidad. El proceso de instalacion es quizas un poco mas complicado, pero sin mayores problemas. Gran estabilidad antes que ultimos avances.

Suse_logo OpenSuSEOtra de las grandes. Facil de instalar. Version libre de la distribucion comercial SuSE.

Para descargar esta distro puedes dar click en los siguientes links

Suse_logo SuSE LINUX ENTERPRISEOtra de las grandes. Muy buena calidad, contenidos y soporte a los usuarios por parte de la empresa que la distribuye, Novell. Es necesario el pago de una licencia de soporte. Enfocada a empresas.

Slackware-logo SLACKWAREEsta distribucion es de las primeras que existio. Tuvo un periodo en el cual no se actualizo muy a menudo, pero eso es historia. Es raro encontrar usuarios de los que empezaron en el mundo linux hace tiempo, que no hayan tenido esta distribucion instalada en su ordenador en algun momento.

Gentoo-logo GENTOOEsta distribucion es una de las unicas que han incorporado un concepto totalmente nuevo en Linux. Es una sistema inspirado en BSD-ports. Podeis compilar/optimizar vuestro sistema completamente desde cero. No es recomendable adentrarse en esta distribucion sin una buena conexion a internet, un ordenador medianamente potente (si quereis terminar de compilar en un tiempo prudencial) y cierta experiencia en sistemas Unix.

ubuntu-logo UBUNTU Distribucion basada en Debian, con lo que esto conlleva y centrada en el usuario final y facilidad de uso. Muy popular y con mucho soporte en la comunidad. El entorno de escritorio por defecto es GNOME.

  • How can you get Ubuntu?

    There are now three ways for you to get Ubuntu. Just choose the delivery option that works best for you:

     Download now – Download the Ubuntu, Edubuntu or Kubuntu CD installer to your computer now.

    Please note: the CD Installer is nearly 700M. If you don’t have a fast internet connection you may want to consider requesting a CD.

     Buy on CD or DVD – Buy a CD or DVD with Ubuntu, Edubuntu or Kubuntu CD, or a large number of CDs from a distributor near you. If you are in North America you can get Ubuntu and Kubuntu on DVD from Amazon.com.
     Request a free CD – Request a free Ubuntu, Edubuntu or Kubuntu CD from Canonical.

    • Delivery typically takes 6-10 weeks
    • Use each CD as many times as you like – you are free to use it on as many computers as you wish and to pass on to others
    • Learn more by visiting the Shipit Questions page.
ubuntu-logo KUBUNTUDistribucion basada en Ubuntu, con lo que esto conlleva y centrada en el usuario final y facilidad de uso. La gran diferencia con Ubuntu es que el entorno de escritorio por defecto es KDE.


  • free downloadDownload arrowDownload Kubuntu and burn it to a blank CD. With this CD you can use Kubuntu and then share it with your friends!
mandriva-logo MANDRIVAEsta distribucion fue creada en 1998 con el objetivo de acercar el uso de Linux a todos los usuarios, en un principio se llamo Mandrake Linux. Facilidad de uso para todos los usuarios.

Ubuntu 8.04, un paso atrás

En resumen

Teniendo en cuenta que se trata de una versión LTS (Long Term Support) de Ubuntu, esperábamos que esta edición fuese más robusta. Las mejoras y novedades son importantes, pero también lo son los fallos y carencias de esta edición.

Lo mejor Lo peor

La posibilidad de instalar vía Wubi es una interesantísima opción para usuarios noveles, pero además nos encontramos con novedades como Pulse Audio (aún no del todo pulida), las ventajas de GNOME 2.22.1 (con el nuevo sistema de ficheros virtual GVFS y con la fantástica herramienta de gestión de la seguridad PolicyKit) o la presencia de pequeñas utilidades como ufw (Uncomplicated FireWall) brillan en una edición decepcionante.

Los problemas de esta edición aparecen en temas como la creación de carpetas compartidas o el trabajo con redes heterogéneas debido a una mala implementación del protocolo SMB. La inclusión de Firefox 3 Beta 5 es precipitada, y también ocurre lo mismo con Pulse Audio, al que aún le queda camino por recorrer. Los errores con el planificador del kernel y con otras áreas del sistema operativo también perjudican la calidad final de Hardy Heron.

La última versión de la distribución Linux más popular en todo el mundo supone un nuevo paso en la evolución de Ubuntu, aunque en este caso, hacia atrás. A pesar de sus novedades, algunas de ellas realmente importantes, la nueva edición presenta problemas que nos dejan con un sabor agridulce.

¿Seis meses esperando para esto? Es lo que probablemente muchos habréis pensado al actualizar vuestra fantástica Ubuntu 7.10 Gutsy Gibbon y haberos encontrado con una Hardy Heron repleta de buenas intenciones, pero que presenta problemas importantes. No es normal que una edición LTS (Long Term Support), con un periodo de soporte de 3 años en la edición de escritorio, tenga estas carencias y problemas, y extraña que la efectividad tradicional de otras ediciones previas de Ubuntu se haya malogrado en esta última edición.

Aun así, y a pesar de que nuestra opinión sobre Hardy Heron no es buena, esas sombras no impiden que también podamos valorar muchas de las luces que también están presentes en esta edición. A la espera de una futura gran revisión que ya está planificada para julio y que se conocerá como Ubuntu 8.04.1, lo que sí es cierto es que el planteamiento de Hardy Heron es ambicioso, y en parte, brillante.

Las opciones de instalación, mejores que nunca

Si hay un apartado en el que los desarrolladores de Canonical se han lucido es en la evolución del proceso de instalación. Hasta la fecha los usuarios disponían de dos versiones de Ubuntu para el escritorio: la versión convencional en forma de LiveCD, y la versión “para manitas” (que en su sitio web llevaba el calificativo de Alternate), que ofrecía un método de instalación en modo texto perfecto para esas máquinas que se resistían por una u otra razón a una instalación estándar.

Ahora esas opciones se han mejorado aún más, ya que la imagen ISO de Ubuntu 8.04 Desktop nos permite 3 modos de instalación muy diferenciados y que cubren perfectamente la mayoría de necesidades.

Por un lado tenemos el conocido arranque en modo LiveCD, que nos dejará juguetear con Ubuntu antes de decidir si queremos instalar el sistema o no. Este era el modo tradicional en versiones previas, y no representa una novedad.

Pero lo que sí es importante es la inclusión de un modo de instalación directo sin pasar por la agonía del LiveCD (los ubunteros sabrán de qué hablamos) que permite arrancar el CD, elegir esa opción y comenzar a instalar el sistema de forma inmediata.

Por último, y esta funcionalidad es especialmente relevante, tenemos Wubi, un desarrollo que ya había asombrado hace meses por sus prestaciones y que ahora está integrado de serie (y con mucho acierto) en Ubuntu 8.04. Para los que no lo conozcan, Wubi es una aplicación que permite instalar Ubuntu desde Windows, creando una partición virtual en forma de fichero de gran tamaño, en el que se irán copiando los archivos correspondientes al sistema operativo Ubuntu.

Lo mejor de todo es que con este método los usuarios noveles pueden estar tranquilos, ya que no hay ningún riesgo de borrar o perder datos de sus preciosas particiones Windows, y sin duda es una forma excelente de comenzar a conocer Ubuntu. El propio Wubi crea además un menú de arranque con GRUB, de forma que al iniciar el PC o portátil podremos elegir si queremos arrancar con Windows o con Ubuntu.

Eso sí, no todo son ventajas en Wubi. El tipo de tecnología aplicada es muy similar a la de la virtualización, lo que hará que perdamos parte del rendimiento que tendríamos en una instalación nativa y que también nos impedirá activar algunas opciones avanzadas como la suspensión o hibernación del equipo. Aun así, este tercer método de instalación (al que accedemos desde Windows directamente, al insertar el CD creado con la imagen ISO que nos acabamos de descargar) es verdaderamente fantástico para los usuarios finales tradicionales que quieren tener una primera toma de contacto con Ubuntu. Todos los cambios hechos en el sistema, la instalación de nuevas aplicaciones y la configuración y personalización de Ubuntu vía Wubi se mantendrán sesión tras sesión, algo que también es una clara ventaja frente a alternativas como la de conocer el sistema operativo a través del LiveCD.

GNOME 2.22.1, otra maravilla

Como muchos sabréis, Ubuntu instala de serie el entorno de escritorio GNOME, una propuesta que afortunadamente no obliga a otros usuarios a limitarse a ella: cualquiera puede instalar fácilmente otros entornos de escritorio y gestores de ventanas (KDE, XFCE, Enlightenment). De hecho, aunque es posible instalar y utilizar indistintamente estas alternativas en Ubuntu 8.04, existen versiones alternativas que se caracterizan por el uso de distintos entornos de escritorio. Kubuntu integra KDE y Xubuntu XFCE, mientras que otras ediciones más específicas atienden a otros apartados como las tareas multimedia, como ocurre en el caso de Ubuntu Studio.

Sea como fuere, en Ubuntu 8.04 podemos presumir de contar con una de las últimas versiones de GNOME, la 2.22.1, que fue publicada en marzo de 2008 y que integra una inmensa cantidad de novedades frente a las ediciones anteriores. Aunque los cambios visuales son reducidos , los cambios internos y a nivel de aplicaciones son enormes, como se puede comprobar en las notas de lanzamiento de GNOME 2.22. De hecho, es importante destacar algunas de esas novedades para comprender la magnitud de este desarrollo.

Para empezar, contamos con nuevas herramientas en varios apartados. Una de las más llamativas es Cheese, un desarrollo que recuerda mucho al Photo Booth de Apple y que como este permite que cuando conectamos una webcam sea posible aplicar una serie de filtros y efectos  en tiempo real a la imagen de vídeo que transmitimos. También nos permitirá grabar vídeos y tomar fotos desde la webcam, por lo que esta solución (que nos ha funcionado a las mil maravillas con una webcam convencional de Logitech) es una buena muestra de cómo una aplicación bastante simple puede mejorar la usabilidad y prestaciones de un sistema operativo.

También es útil la nueva característica del reloj del sistema, que puede ser utilizado como un reloj mundial para que se muestre la hora que es en distintas partes del mundo, tantas como queramos ir añadiendo.

El cliente groupware Evolution (que es comparable en prestaciones y potencia a Outlook) también sigue creciendo, aunque quizás no con la misma rapidez que otros componentes. Aun así, en GNOME 2.22 se añaden nuevas prestaciones, como la integración con Google Calendar, la personalización de etiquetas para los e-mails o la aceleración del filtro anti-spam. No soy un usuario frecuente de Evolution, de modo que en este caso los cambios no han afectado a mi forma de trabajar.

La gestión de escritorios remotos se realiza ahora más fácilmente gracias a la aplicación Vinagre (vaya nombrecito) que permite una rápida conexión a otros equipos, aunque eso sí, no es posible conectarse a otras máquinas a través de los protocolos RDP o XDMCP. En estos casos tendremos que acudir al comando tsclient, presente de serie en esta distribución.

A estas novedades se suman otras de relevancia y sobre las que es posible encontrar más información en las notas del lanzamiento. Por ejemplo, el reproductor multimedia Totem ofrece soporte para MythTV, búsquedas y reproducción de contenidos de YouTube (incluidos vídeos H.264), además de soporte mejorado para DVDs y soporte del estándar DVB de televisión digital (tanto en las normas DVB-S de satélite como las DVB-T de televisión digital terrestre). Las mejoras en accesibilidad y de componentes como el Deskbar (una barra de herramientas en forma de applet que ofrece opciones muy potentes)se suman a otras mejoras menores, pero siempre significativas de un hecho importante: GNOME está madurando, y de qué forma. Y si no, atentos a las dos grandes protagonistas de esta versión, mucho más importantes que las anteriores.

GVFS y PolicyKit, las joyas de la corona

Aunque muchos usuarios probablemente den más importancia a las mejoras comentadas anteriormente al estar más presentes en el trabajo práctico con Linux, existen dos mejoras cruciales en la nueva versión de GNOME. Una de ellas es la inclusión del nuevo sistema de ficheros virtual llamado GVFS (Gnome Virtual FileSystem), y su importancia radica en que gracias a este desarrollo, podremos trabajar con protocolos como SFTP, FTP, DAV, SMB y ObexFTP directamente desde cualquier aplicación (por ejemplo, el explorador de archivos Nautilus), en sustitución de GNOME-VFS, que deja de desarrollarse.

La gran ventaja de este componente es la de servir como backend para operaciones de acceso a todo tipo de recursos que hagan uso de esos protocolos. Por ejemplo, podremos acceder a directorios SFTP de máquinas remotas como si de una partición de nuestro disco duro se tratase, y de hecho las ventajas también afectan a los desarrolladores, que a través del binomio GVFS/GIO (este segundo componente proporciona la API para GVFS) pueden ahorrarse complicaciones en el desarrollo de aplicaciones y usar este tipo de funciones en lugar de las tradicionales llamadas de entrada/salida POSIX. Una de las diferencias clave con GNOME-VFS es que las conexiones en GVFS perduran, y por ejemplo no será necesario estar introduciendo las contraseñas una y otra vez cada vez que nos conectamos.

Si GVFS es importante para trabajar con este tipo de protocolos, PolicyKit lo es aún más a la hora de asegurar nuestro sistema a prueba de bomba. Mientras que los usuarios de Windows Vista se hartan con la pobre implementación que Microsoft ha hecho con el mecanismo UAC, en Ubuntu y otras distribuciones Linux la política de escalada de privilegios siempre ha estado muy bien resuelta. Cuando un usuario trataba de realizar una operación que modificara cierto aspecto interno del sistema, se le pedían las credenciales necesarias (contraseña de administrador) para poder aplicar esos cambios.

Pues bien, esa política sigue presente en GNOME 2.22, pero lo hace con una nueva herramienta llamada PolicyKit que es sin duda una pequeña maravilla. La idea es la de que los administradores de un sistema puedan gestionar los privilegios a ciertas operaciones de forma mucho más específica, con una granularidad sin parangón que permite controlar todos estos aspectos al detalle. Ciertos usuarios pueden instalar paquetes, mientras que otros podrán configurar las propiedades de las tarjetas de red, por poner un ejemplo. Esta capacidad de control no está presente en ningún otro sistema operativo actual, y representa un valor muy a tener en cuenta en el futuro.

A estos dos importantes componentes hay que añadir un tercero orientado totalmente a los desarrolladores. Se trata del Entorno Integrado de Desarrollo Anjuta, una propuesta que está ganando muchos enteros y que en la versión incluida en GNOME 2.22.1 ya aporta soporte para sistemas de control de versiones, Valgrind o que incorpora un depurador (debugger) propio, indispensable a la hora de corregir defectos en las aplicaciones desarrolladas con esta herramienta.

Trabajando con Hardy Heron

Como hemos podido observar, muchas de las mejoras presentes en el nuevo Ubuntu se derivan directamente de la integración de GNOME 2.22.1, pero desde luego no son las únicas novedades. Los desarrolladores de Canonical han aportado algunas novedades muy interesantes que es conveniente detallar.

En lo que se refiere a las nuevas herramientas, tanto en los famosos tours de Ubuntu como en su publicidad se ha hablado mucho de dos soluciones que podríamos calificar de simpáticas. Pero no son mucho más. Brasero es una aplicación de grabación de CDs y DVDs que acerca un poco más al usuario estas tareas y que sin duda es una aportación de agradecer que se complementa con ortas opciones ya veteranas y muy reputadas como k3b, que funciona perfectamente en Ubuntu.

La otra protagonista de muchos análisis es la denominada Transmission, un cliente BitTorrent de lo más simplón que no obstante tiene una ventaja esencial: ya está instalada por defecto, de modo que podremos trabajar con trackers BitTorrent sin necesidad de instalar otros clientes. Aun así, cualquier usuario tradicional de este tipo de aplicaciones pronto comprobará que las opciones de Transmission son limitadas, y de hecho pronto la desestimamos para pasar a utilizar Azureus, que aun dependiendo de Java y consumiendo algún que otro recurso de más, ofrece un control mucho más detallado de este tipo de transferencias.

A partir de aquí nos encontramos con alguna que otra mejora en aplicaciones tradicionales como F-Spot o Tomboy. Ambos desarrollos en Mono que, aunque solventes para pequeños requisitos, no disponen de la capacidad de manejar gran cantidad de datos.

La reproducción multimedia sí que está bien resuelta, algo que afortunadamente comienza a ser una costumbre en las distribuciones Linux que hasta la fecha se enfrentaban a posibles demandas legales a la hora de utilizar codecs populares como MP3. Aunque los usuarios podían luego añadir soporte para todo tipo de codecs multimedia, es de agradecer que muchos de ellos ya estén disponibles de serie en Linux, y que los demás se puedan también instalar gracias a uno de los repositorios estrella de Ubuntu, llamado Medibuntu.

Seguridad ante todo

Aunque los usuarios de Linux podemos presumir de estar relativamente a salvo de las amenazas que asolan a los usuarios de Windows, eso no nos libra de tener que tratar de aplicar ciertas barreras de seguridad. En Ubuntu 8.04 dichas barreras se pueden implantar hasta de tres formas distintas: las dos arquitecturas de seguridad más famosas del panorama Linux están presentes en esta distribución, y tanto SELinux como AppArmor podrán ser aplicadas sin problemas a nuestro sistema operativo, de modo que quienes trabajen con estas herramientas se sentirán como peces en el agua.

Sin embargo, la novedad más interesante es la inclusión de un pequeño pero genial desarrollo llamado ufw (Uncomplicated FireWall) que no es más que un frontend de iptables en modo línea de comandos para Ubuntu 8.04. La idea es la de poder establecer reglas básicas de protección del sistema de forma rápida y con comandos muy sencillos, de los cuales podemos poner algunos ejemplos:

sudo ufw default deny – establece la política por defecto a denegarlo todo.
sudo ufw allow 22/tcp – permite conexiones TCP en el puerto 22.
sudo ufw deny 25 – Deniega las conexiónes (TCP/UDP) a través del puerto 25.
sudo ufw allow proto udp 192.168.0.1 port 53 to 192.168.0.2 port 53 – Podemos incluso especificar puertos de origen y destino de cada IP.

Esta interesante inclusión añade un grado más de seguridad, que sin lugar a dudas resulta una potente forma de proteger nuestro sistema de intrusiones externas no deseadas.

Estamos sordos, ¿o qué?

Aquí hay que hacer mención especial de un componente especialmente relevante en la nueva distribución, y que es una de las primeras causas de esa sensación agridulce que nos ha causado Hardy Heron. Se trata de Pulse Audio, la nueva plataforma encargada de gestionar el sonido en Linux y que sin duda es una de las grandes protagonistas de los últimos meses en todas las distribuciones. Las ventajas de Pulse Audio son numerosas, ya que permite un control independiente sobre los dispositivos de sonido y cómo cada aplicación utiliza esos recursos.

Así, podremos bajar el volumen de unas y subir el de otras a nuestro antojo, aunque de hecho estas opciones no están presentes por defecto. Para poder acceder a ellas tendremos que instalar el paquete padevchooser, para luego tener la opción de ejecutar el servicio del mismo nombre, que hará que aparezca un pequeño icono en la parte superior derecha desde el cual desplegar las distintas opciones.

El problema, y existe, es que de momento PulseAudio da conflictos con otros componentes del sistema. Muchos usuarios se han quejado de incompatibilidades con el reproductor Flash de Adobe (aunque argumentan que la culpa es de Adobe), mientras que ya hay informe de dependencia de ALSA con respecto a PulseAudio o de problemas también de esta arquitectura con GStreamer, uno de los componentes más importantes a la hora de disfrutar de la reproducción multimedia.

Estos errores son inexplicables en una distribución dirigida al usuario final y que además se supone que debe presumir de esa certificación LTS.

Firefox 3, kernel, carpetas compartidas… más errores

Si PulseAudio es la causante de algunos problemas en cuestiones de sonido, la conectividad a Internet (muy bien resuelta en casi todos los demás apartados) no ha tenido tanta fortuna en la elección del navegador. No puedo entender cómo de nuevo los desarrolladores han optado por la versión Firefox 3 beta 5 cuando actualmente la estabilidad y versatilidad de Firefox 2.x está más que probada. Las ventajas de Firefox 3 son evidentes en muchos aspectos, pero su estado de gestación no lo hace precisamente recomendable para una distribución final.

Es cierto que el gasto de memoria está por fin algo compensado, pero la compatibilidad de las extensiones y complementos es aún limitado y sea como fuere, estamos hablando en todo momento de una beta. Esa decisión de Canonical ha sido un error a nuestro juicio, y aunque es perfectamente posible desinstalar esta versión para hacer el downgrade a Firefox 2, lo ideal hubiera sido precisamente lo contrario.

Otra causa de problemas la da la inclusión del nuevo kernel 2.6.24, que tampoco se libra de la polémica. Es el primero de la serie estándar de Ubuntu en hacer uso del nuevo planificador, llamado CFS (Completely Fair Scheduler), un sistema teóricamente superior a todo lo conocido hasta la fecha pero que lamentablemente está generando algún que otro susto. Se ha detectado que el reparto de recursos que hace no es tan justo (fair) como se presumía, y que en ciertas situaciones se producen incluso situaciones de inanición de procesos, cuando otros que hemos establecido para que tengan una prioridad reducida se convierten en auténticos glotones de tiempo de CPU. El problema ya ha sido incluido en la lista de errores de Ubuntu, y aunque hay una solución manual al problema, esta situación no es desde luego óptima.

Un tercer problema igualmente molesto está haciendo que Hardy Heron sea muy complicado de usar en entornos heterogéneos. Si trabajáis en una red de área local con máquinas Windows y Linux, el funcionamiento de SMB y de su implementación en Linux, Samba, es, como mínimo, problemático, y ya está documentado. Los comentarios sobre las dificultades a la hora de crear carpetas compartidas son ya multitudinarios, y están causados en parte por el cambio a la hora de compartir carpetas: mientras que antes se realizaba a través de un servicio denominado shares-admin, ahora dicha posibilidad está incluida en Nautilus de serie. Para compartir cualquier fichero o directorio tendremos que operar de forma idéntica a como lo haríamos en Windows: seleccionamos la carpeta a compartir, pulsamos con el botón derecho del ratón y elegimos Opciones de compartición, lo que nos permitirá establecer nombre y permisos de esa carpeta en cuestión. Sin embargo, la implementación de SMB en Ubuntu 8.04 es lamentable, y nosotros de hecho no hemos conseguido solventar el problema a pesar de haber trasteado por los foros más conocidos en búsqueda de esa solución aparentemente imposible.

Conclusiones

Todos estos problemas son los que hacen que la valoración de esta distribución sea notablemente inferior a la que hubiéramos esperado hace unas semanas, cuando las promesas de Canonical hacían que contásemos con todo tipo de facilidades a la hora de instalar y utilizar la nueva Ubuntu, y no lo contrario.

Lo más triste de todo es que si uno se olvida de estos problemas, lo cierto es que esta Ubuntu 8.04 podría haber supuesto una verdadera maravilla que en muchos aspectos superaría en capacidades técnicas no sólo a otras distribuciones, sino también a sistemas operativos como Windows Vista o Mac OS X 10.5.2, o al menos hacerlo en varios apartados. Sin embargo, los problemas son demasiado serios, y aunque la distribución es perfectamente usable en la mayoría de los casos, existen escenarios insalvables en los que habrá que esperar a la resolución de estos problemas de forma definitiva.

Quizá en el mes de julio podamos valorar de nuevo la situación si como todos esperamos aparece ese conjunto de parches que solucionen estos problemas. Hasta entonces tenemos que dejar claro que si ya eras usuario de Ubuntu, deberías tener mucho cuidado a la hora de actualizar. Puede que ganes puntos en ciertas tareas, pero también los perderás en otras tantas. Es triste decirlo, Hardy Heron nos ha dejado una extraña sensación agridulce.

analisis de linux

¿Qué se cuece en el mundo Linux?


Todas las primaveras nos encontramos con una nueva hornada de distribuciones Linux entre las que se encuentran las más populares y extendidas en todo el mundo. Enfrentamos a Ubuntu 8.04, openSUSE 11.0, Fedora 9 y Mandriva 2008.1, cuatro de las soluciones más solventes actualmente y que demuestran las virtudes de un sistema operativo muy cercano al usuario.

Es difícil realizar una selección de distribuciones que pueda satisfacer todos los gustos, pero como siempre, por algo hay que empezar, y hemos optado por acercarnos a las que consideramos las opciones más populares actualmente entre la inmensa mayoría de los usuarios. En el tintero se nos quedan algunas propuestas muy relevantes que esperamos analizar en un futuro, tales como Debian, Gentoo, PCLinuxOS, Linux Mint, Sabayon Linux e incluso FreeBSD, que aunque no es una distribución Linux sí que tiene sus raíces, como el sistema operativo del pinguino, en los sistemas Unix originales.

Todas ellas forman parte de los “aromas” de Linux más buscados por los internautas y linuxeros, tal y como demuestra ese particular índice que día a día se actualiza en Distrowatch y que permite conocer las distribuciones “más calientes”. De todas ellas sobresale, cómo no, Ubuntu, la más seguida, amada y odiada, y que ha alcanzado una cota de éxito y una relevancia que es vista por muchos como peligrosa para el resto de distribuciones. Los esfuerzos de Ubuntu y de su comunidad a la hora de situarla como la referencia única de este mercado son destacables, pero mucho me temo que nunca llegarán a buen puerto. Uno de los principios del software libre es capacidad de elección y la cantidad de ofertas disponibles que existen en todas las ramificaciones de este mundo software. Si a uno no le gusta Amarok, que use Banshee, por ejemplo. Si no le gusta GNOME, que use KDE o XFCE. Si no le gusta Ubuntu, tiene cientos (literalmente) de distribuciones que se pueden ajustar a sus necesidades.

Esa gran variedad es en sí misma uno de los pilares del mundo Linux, que tiene de todo y para todos, y nosotros hemos querido recoger una pequeña (pero representativa) muestra de ese gran catálogo para tratar de analizar la evolución de Linux durante los últimos meses. Muchos cambios se han sucedido en ese tiempo, y todos ellos han repercutido en la apuesta de las distintas distribuciones, tal y como hemos ido comprobando en los análisis independientes que completan este especial acerca de Linux.

La batalla de los entornos de escritorio

Una de las características diferenciadoras de todas las distribuciones analizadas ha sido la apuesta por los entornos de escritorio de última generación. Con la excepción de una Mandriva curiosamente conservadora, tanto Ubuntu como openSUSE o Fedora han integrado KDE 4 como opción de serie durante la instalación, algo que demuestra que los largos meses de espera para ver las virtudes de componentes como Plasma han valido la pena. Las primeras versiones de KDE 4 no han tenido una acogida notable, pero todo ha cambiado a partir de la edición 4.0.3 que ya es estándar en estas distribuciones y que de hecho se puede actualizar casi de inmediato a la recién aparecida KDE 4.0.4 gracias a los gestores de paquetes. Mandriva sigue apostando por la veterana versión KDE 3.5.9, pero igualmente es posible instalar a posteriori su sucesora gracias a los repositorios, que están esperando a que aprovechemos su amplio catálogo de paquetes. KDE 4 sigue estando aún algo verde en nuestra opinión, pero la propuesta visual y funcional de esta nueva versión es excepcional, con una arquitectura interna que aprovecha de lleno las facilidades de Qt 4 y que integra componentes destacables en el apartado gráfico (Plasma es sin duda el corazón de su poderosa interfaz) y en las funcionalidades internas, como demuestran el nuevo explorador de ficheros, Dolphin, o las APIS dedicadas a distintos aspectos (Phonon para multimedia, Solid para gestión hardware o Strigi para su potente motor de búsqueda).

Lo mismo ha ocurrido con GNOME 2.22, la última edición de este popular entorno de escritorio que apareció en marzo de 2008, justo a tiempo para ser integrado de forma estable en todas las distribuciones “primaverales” que han ido apareciendo en las últimas semanas, y que seguirán apareciendo antes del verano. Las novedades de GNOME 2.22 son muchas y muy importantes, y aparte de pequeñas curiosidades como las que representan la presencia de Cheese o el reloj internacional (dos ejemplos de mejoras en apartados software), lo cierto es que las mejoras internas son mucho más importantes que las de otras versiones anteriores de GNOME. Hemos destacado en varios análisis el excelente comportamiento de GVFS, un sistema de ficheros virtual que en esencia permite acceder a todo tipo de recursos remotos como si trabajásemos con directorios y carpetas de nuestro sistema de ficheros local. No menos importante es la inclusión de PolicyKit, una nueva plataforma de gestión de privilegios con una granularidad y posibilidades de control sencillamente espectaculares, y que deja al sistema UAC de Windows Vista como una pobre y burda implementación de los mecanismos de protección de escalada de privilegios.

Ambos entornos vuelven a confirmar que el estado de salud de estas distribuciones es sencillamente prodigioso: las interfaces de usuario no tienen nada que envidiar (más bien al contrario) a las propuestas de Windows Vista o Mac OS X, y no renuncian a tomar prestadas ideas de sus rivales (KDE 4 lo hace a menudo de Mac OS X) ni a aportar mejoras de cosecha propia. Y por si esto fuera poco, los linuxeros podemos seguir presumiendo de contar con un gestor de ventanas de composición que es la envidia del resto de sistemas operativos: Compiz Fusion sigue maravillando y ya es una opción nativa en todas las distribuciones, aunque eso sí, por el momento depende de la instalación de los controladores propietarios de NVIDIA y ATI que permiten acceder a las prestaciones 3D de esas tarjetas gráficas, algo que no agrada a los puristas del software libre. La mayoría de los usuarios tienen una actitud menos radical en este apartado, y prefieren no renunciar a las ventajas visuales y de usabilidad de Compiz Fusion a la espera de que algún día tanto el proyecto Nouveau como los controladores libres para tarjetas gráficas ATI Radeon (AMD liberó las especificaciones hace meses) ofrezcan las mismas prestaciones que las ofertas propietarias.

Las sombras ya no lo son tanto

Hay dos apartados que generalmente se le cuestionan a las distribuciones Linux: la compatibilidad hardware, y el soporte nativo de códecs multimedia. Tanto en uno como en otro caso (más tarde hablaremos de ese soporte de códecs) existen desde hace tiempo soluciones casi definitivas, aunque la propia filosofía de las distribuciones Linux imponga limitaciones en esos casos. Los controladores hardware que permiten que todos los dispositivos de nuestro PC o portátil puedan ser reconocidos y aprovechados son un factor esencial para la entrada de Linux en el escritorio, y aunque se ha avanzado un gran trecho en este sentido, sigue habiendo carencias. Estas no son responsabilidad directa de los desarrolladores de Linux, sino de la mayoría de los fabricantes, que no se esfuerzan lo más mínimo en que sus propuestas hardware sean compatibles con Linux. Afortunadamente hoy en día existen formas de hacer funcionar prácticamente cualquier dispositivo y tecnología hardware bajo Linux, aunque en unos casos será más difícil lograrlo que en otros. Sin embargo, los controladores más importantes (gráficos, sonido, ahorro de energía de procesadores, sistemas de almacenamiento, y conectividad a redes Ethernet o inalámbricas) están cubiertos en la inmensa mayoría de las situaciones, de modo que bastará con dejar que los procesos de instalación de las distribuciones hagan su trabajo para disponer de un sistema totalmente funcional.

Precisamente en el apartado del soporte de tarjetas gráficas nos encontramos con una situación algo compleja: a pesar de que hay proyectos para el desarrollo de controladores libres tanto para GPUs de NVIDIA como de AMD/ATI, la situación actual obliga a que quienes quieran sacar el máximo partido de estas tarjetas deberán, por el momento, ceñirse a los términos de uso de los controladores propietarios que ambas empresas ofrecen a los usuarios de Linux. Los propios responsables de las distribuciones Linux comprendieron la situación hace meses, y aunque al principio no ofrecían demasiadas ayudas para la instalación de drivers propietarios para tarjetas gráficas, ahora la situación ha cambiado. En esto hay que destacar especialmente a Ubuntu, cuyo gestor de controladores restringidos ofrece una forma realmente fácil de instalar (o no) los controladores adecuados tanto para el apartado gráfico como para los chips de conectividad WiFi integrados en muchos portátiles. Los usuarios normalmente quieren aprovechar toda la potencia de sus equipos, así que como mencionábamos anteriormente, valoran positivamente esa opción renunciando a ese concepto de sistema totalmente libre para poder trabajar y disfrutar de Linux en toda su extensión, algo que no sería posible en otro caso.

Lo que es válido para los controladores hardware también lo es para el soporte de formatos multimedia. La concepción de estas distribuciones hace que las licencias de uso de formatos propietarios no se acepten de serie en estas distribuciones, aunque en algunos casos tengamos soporte nativo de ciertos tipos de ficheros. Sin embargo en otros será inicialmente imposible reproducir una simple canción MP3, ya que la distribución no “reconoce” de serie un formato para el que no dispone del códec adecuado. Sin embargo, todas ellas ya han integrado mecanismos para poder descargar esos códecs multimedia a través de los repositorios, o bien mediante soluciones como Codeina, una aplicación especial de Mandriva que es excepcionalmente eficiente en este apartado y que realmente hay que destacar. La instalación de paquetes y soluciones multimedia es una característica integral de estas distribuciones, y aunque los responsables de las mismas prefieren “curarse en salud” a la hora de no integrar, por ejemplo, la reproducción nativa de DVDs, esta y otras opciones son fácilmente accesibles siguiendo las guías y documentación que esos mismos responsables ponen a disposición de los usuarios en sus sitios web.

¿Es mejor ser conservador o arriesgar?

Uno de los aspectos que más nos han sorprendido en nuestro análisis de estas cuatro distribuciones es el hecho de que en la mayoría de ellas se ha optado por arriesgar e incluir paquetes y componentes de última generación, en lugar de esperar a que dichos elementos maduren un poco más. KDE 4 es el ejemplo perfecto de ese hecho, pero también ocurre lo mismo con la integración de aplicaciones como Firefox 3, que aún está en fase beta de su desarrollo (aunque sabemos que ya está disponible la Release Candidate de este navegador que será estable definitivamente en junio). La apuesta por la innovación es especialmente destacada en Fedora 9, una distribución a la que le viene al pelo ese calificativo inglés de “bleeding edge”. La distribución de la comunidad de Red Hat es la más arriesgada en su elección de componentes. Tanto es así que pueden haber cometido un error fatal con uno realmente importante, el servidor gráfico, X Server 1.5, que es parte integrante de X.Org 7.4 y que no ha sido incluido en el resto de las distribuciones. El problema con dicho servidor reside en el hecho de que su arquitectura es tan novedosa que los usuarios de NVIDIA no podrán activar de ninguna forma las prestaciones 3D de sus tarjetas, ni siquiera a través de los controladores propietarios de la propia NVIDIA, que aún no contemplan dichas características. Nosotros mismos sufrimos esa incompatibilidad, algo que resta puntos a la distribución pero que pronto representará una ventaja, y no un obstáculo para su uso. Los beneficios de X Server 1.5 son muchos, y Fedora puede haber hecho muy bien los deberes al apostar por dicho componente.

En el otro lado de la balanza nos encontramos con Mandriva, una distribución muy conservadora y que de hecho sigue apostando por KDE 3.5.9 como principal aval en el terreno de los entornos de escritorio. No es el único componente veterano de la distribución, ya que también ha sido la única en incluir de serie Firefox 2.0.0.14 (y no una beta de Firefox 3) como navegador de Internet por defecto, algo que sin duda marca el carácter de esta versión 2008.1 de Mandriva que sin embargo ha sabido compensar esa apuesta conservadora con la inclusión de otras características muy interesantes.

Conclusiones

No queremos extendernos más en esta presentación a las protagonistas de nuestro especial, cuatro distribuciones que marcan la evolución de Linux en los últimos meses y que sin duda ofrecen una visión muy aproximada de lo que podremos ver en próximas ediciones. KDE 4 se asienta como entorno de escritorio por defecto de muchas de nuestras protagonistas, pero por encima de esa apuesta está la mejora de usabilidad, la riqueza visual y, como siempre, la amplia gama de opciones que sigue ofreciendo el mundo Linux, una ventaja demasiado importante para que la ignoremos.

bueno y como un pequeño anexo les dejo este video….linux vs windwos vs mac