Dogmas


(Sobre El Verbo)

Para Dios, hablar es hacer; y tal debería ser siempre la capacidad de la palabra, así mismo entre los hombres: la verdadera palabra es la simiente de las acciones. Una emisión de la inteligencia y de la voluntad no puede ser estéril, sin que haya abuso o profanación de su dignidad original. Y es por eso que el Salvador de los hombres nos pedirá una cuenta severa, no solo de todos los pensamientos descaminados, pero también, y principalmente, de las palabras

ociosas.

Jesús, dice el Evangelio, era poderoso en obras y en palabras; las obras antes que las palabras: es así que se establece y se prueba el derecho de hablar. Jesús hace y habla, y, muchas veces, en el lenguaje primitivo de la sagrada Escritura, una acción es llamada un verbo.

En todas las lenguas se denomina verbo aquello que implica, al mismo tiempo, al ser y la acción, y no hay verbo que no pueda ser cambiado por el verbo hacer, cambiando el régimen. En el principio estaba el verbo, dice el evangelista San Juan. En que principio? En el primer principio: en el principio absoluto que existe antes del todo. En este principio estaba, pues, el verbo, esto es, la acción. Eso es incontestable en filosofía, pues el primer principio es necesariamente el primer motor.

Segunda nota

(Sobre las matemáticas)

La reforma de las matemáticas una revolución universal en todas las ramas de saber el humano: une al principio generador de los números al principio generador de las ideas, y, por consiguiente, el principio generador de los mundos, llevando así, a la luz de la ciencia, el resultado incierto de las instituciones físicas de Pitágoras; opone al esoterismo teúrgico de Alejandría una fórmula clara, precisa, absoluta, que todas las ciencias regeneradas demuestran y justifican; la razón primaria y el
fin último del movimiento universal, ya sea en las ideas o en las formas, se resumen definitivamente para el en algunas signos de álgebra sobre la forma de una ecuación.
Las matemáticas, así entendidas, nos llevan a la religión, porque se convierten, bajo cualquier forma, en la demostración del infinito generador de la extensión y la prueba del absoluto, del que emanan los cálculos de todas las ciencias.
Esta sanción suprema de los trabajos del espíritu humano, esta conquista de la divinidad por la inteligencia y estudio, debe consumar la redención del alma humana y alcanzar la emancipación definitiva del Verbo de la humanidad. Entonces, lo que hoy todavía llamamos ley natural tendrá toda la autoridad e infalibilidad de una ley revelada; entonces, también se comprenderá que la ley positiva es divina y, al mismo tiempo, una ley natural, porque Dios es el autor de la naturaleza, y no podría contradecirse en sus creaciones y en sus leyes.

Tercera nota

(Sobre la ciencia)


Para establecer, para la ciencia, la necesidad de este acuerdo, es necesario reconocer y estatuir un gran principio: es que el absoluto no se halla en ninguno de los dos extremos de la antinomia, y que los hombres, que siempre empujan para los extremos opuestos, temen al mismo tiempo llegar a esos extremos, considerando como locos peligrosos los que declaran claramente sus tendencias, y en su propio sistema, temen instintivamente el fantasma del absoluto como la nada o la muerte.


Es así que el piadoso arzobispo de Paris desaprueba formalmente las bazofias inquisitoriales del Universo, y que todo el partido revolucionario se indigno contra la brutalidad de Proudhon.

La fuerza de esta prueba negativa consiste en esta simple observación: que un lugar central debe reunirse las dos tendencias opuestas en apariencias, que están en la imposibilidad de dar un paso, sin que una arrastre a la otra para atrás; lo que necesitara, enseguida, de una reacción semejante.

Esto es lo que sucede desde hace dos siglos; presas, así, una a otras, sin saberlo y por detrás, esas dos potencias están condenadas a un trabajo de Sísifo y mutuamente se hacen obstáculo.

Volvamos al punto central, que es el absoluto, entonces ellas se encontraran cara a cara, y, apoyándose una a la otra, producirán una estabilidad igual a la fuerza de sus esfuerzos contrarios, multiplicados unos por los otros. Volviendo a las fuerzas humanas, lo que a primera vista parece un trabajo de Hércules, basta desengañar las inteligencias y mostrarles el fin donde creen hallar el obstáculo.

La Religión es razonable. He aquí lo que es necesario decirle a la filosofía, y por la simultaneidad y la correspondencia de las leyes generadoras del dogma y de la ciencia


La Razon es santa. He aquí lo que es necesario decirle a la Iglesia, y se debe probarle, aplicando a la victoria de su doctrina de la caridad todas las conquistas de la emancipación y todas las glorias del progreso.

Jesús Cristo, siendo el tipo de la humanidad regenerada, la divinidad hecha hombre, tenía por misión volver a la humanidad divina: el Verbo hecho carne permitía a la carne hacerse Verbo, y es lo que los doctores de la Iglesia no comprendieron al principio; y su misticismo quiso absorber la

humanidad en la divinidad.

Negaron el derecho divino; creyeron que la fe debía aniquilar la razón; sin recordar estas palabras profundas del mayor de los hierofantes cristianos: “Todo espíritu que divide al Cristo es un espíritu del Anticristo”.

Fe y razón! Dos términos que el hombre juzga ser opuestos que son idénticos.


Autoridad y libertad, dos contrarios que son fundamentalmente la misma cosa, pues no pueden
existir uno sin el otro.


Religión y ciencia, dos contradicciones que se destruyen mutuamente, como contradicciones, y se
afirman recíprocamente, si las consideramos como dos afirmaciones fraternas.


Anuncios

Una respuesta

  1. espero y lo leas me interso los plantamientos y espèro y me mandes el link por fas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: